Todos los del pasaje

LLEGÓ Rafael al modesto barrio de la periferia: un pasaje de diez casas, bien mantenidas, lindos jardines, bulliciosas de noche, aunque siempre desierta la calle: ambiente idóneo para su espíritu antisocial. Solo Gladys se veía por ahí, única vecina que saludó a Rafael cuando arribó. Meses después la policía vino por su cadáver, fallecida días atrás. ¡Pobre abuelita Gladys!

-Tanto tiempo y nadie supo de su muerte, ¡qué insólito! -comentó Rafael al oficial.
-¿Insólito? Ella era la última persona con vida de este pasaje maldito.
-Imposible, yo también vivo aquí.
-¿Sí? Bueno, entonces usted pasó a ser el último ahora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El círculo de la violencia

¡Feliz cumpleaños!

Branco

El mejor amigo

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

¡Ay, amor!

Por mejor

Mientras tanto