Remedio para un corazón roto

SE LEVANTABA para ir al baño, pero después ni eso. Por días intentaron recuperarla, mas con el tiempo claudicaron. Solo perturbaban su sueño para cosas importantes: "Volvimos del velorio". "Los papás se separaron". "¡Estás roncando!".

El hermano, sospechando que alguna droga la hizo sucumbir, entró en su dormitorio decidido a encontrar algo ilícito. Pero antes, el chismoso, le profanó el diario de vida. Lo abrió al azar. El encabezado rezaba: "Remedio para un corazón roto". Abajo, una línea de Robert Desnos: "Tanto soñé contigo que pierdes tu realidad". Apartó la vista y dio un gran bostezo: el primero de muchos.

Comentarios

  1. He leído un par de micros y me gusta lo que veo Julio David, este el que más, de momento!! También es verdad que cuando se trata de corazones rotos me toca la fibra sensible!!jeje

    Ha sido un placer leerlo, un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un placer haber sido leído.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario