La vida sigue (igual)

EL BREVE resplandor basta para detenerlo. Cuidando siempre sus movimientos para no alertar a nadie (a pesar de encontrarse solo), se gira de vuelta hasta la ventana. Sumido en la taquicardia y la curiosidad por igual, no alcanza a alzar la vista al cielo, cuando una monstruosa onda expansiva no solo silencia las voces multiplicadas por las calles, sino que también lo hace trastabillar hacia atrás y caer entre confusiones. Luego lo comprende: nunca sospechó que sería tan brutal el encontronazo entre el misil y el cometa que se dirigía a la Tierra.

Superada la conmoción, se roba una alcancía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La maleza

Fin de fiesta

Las posturas

El guapo

Oymyakón

1890

Constelaciones

Me gusta

La oveja negra

Dulce o travesura